3 aportes claves que me dejó la alimentación viva

Germinados

Mi paso por la alimentación viva, el estudio de dietas crudiveganas e higienistas, sin dudas dejaron en mí una marca, mucho aprendizaje. Tanto en esas técnicas, recetas o hábitos claves que quedaron instalados y que han representado un paso adelante en mi salud, como en la posibilidad de ver algunos puntos que esa dieta no cubre y que generalmente con los años arrojan deficiencias nutricionales o la falta de adaptación de esa forma de alimentarnos a las variaciones estacionales, o por momentos la desconexión total de los alimentos que forman parte de la dieta con los que el entorno local ofrece. Por ejemplo, el consumo habitual de aceite de coco, dátiles, castañas de cajú, ágave, semillas de cáñamo, xilitol y tantos otros alimentos que en Argentina forma parte del “exótico de importación”.

Hoy, varios años han pasado de mi dieta 80 – 90 o 100 % cruda y el tiempo, la distancia, me ayudan a ver con claridad aspectos positivos y negativos, equilibrados y desequilibrados.

En el artículo de hoy voy a desarrollar 3 aportes claves, 3 recursos que desde mi punto de vista pueden ser útiles y complementarios a cualquier forma de alimentarnos, cualquier dieta y que los invito a considerarlos:

Crackers1baja

  1. Crackers o galletas deshidratadas: para el que no las conoce, son básicamente galletas elaboradas SIN cereales. Galletas hechas a base de chía o lino + vegetales y especias. Pueden llevar alguna otra semillas, pero lo interesante es poder contar con galletas sin cereales, porque accedemos a galletitas sin gluten y bajas en almidón (con bajo índice glucémico). Esto es muy útil en problemas de diabetes, sobrepeso, hipoglucemias, celiaquía, alergias al gluten, problemas cardiovasculares, etc. Otro punto a favor es el aporte de fibras (tanto por parte de los vegetales como de las semillas) y de los valiosos omega 3, que si bien no son los DHA y EPA (que encontramos en los pescados de mar) cumplen un rol fundamental en la salud. Como si todo esto fuese poco, aún nos queda el aporte de minerales, vitaminas y antioxidantes de los vegetales y las diferentes propiedades terapéuticas de las especias que usemos en las galletitas. ¡Sin dudas un valioso aporte ¡ Quienes quieran experimentar, acá les dejo una receta de mis galletas de chía y tomate.

Foto 2 vasos de JUGO VERDE

  1. Mayor consumo de vegetales: esto pareciera obvio, pero he pasado por una enorme variedad de dietas vegetarianas y naturistas y nunca consumí tantos vegetales como cuando hice alimentación viva. Lo interesante es que a través de esta forma de alimentarnos introducimos técnicas que en otras variantes naturistas no se suelen usar: jugos verdes, batidos (smoothies), vegetales fermentados y mayor cantidad de ensaladas y germinados. Esto representa mayor consumo de minerales, vitaminas, enzimas, antioxidantes y valiosos elementos para nutrir y desintoxicar el organismo.

Hay algunos aspectos o detalles a tener en cuenta, pero en términos generales, consumir mayor cantidad de vegetales es un aspecto positivo que se rescata en prácticamente todas las dietas, y la alimentación viva te aporta técnicas y recetas muy útiles.Kimchi de arriba

Aquellos que no han profundizado en estos aspectos, les sugiero leer este artículo sobre vegetales fermentados (sin dudas una de mis pasiones de los últimos años). Y este otro puede serles útil en caso de querer compartir estos vegetales mágicos con sus hijos. En cuanto a los jugos verdes, este artículo puede ayudarlos a hacer de estos jugos una bebida terapéutica y rica en cuanto a sabor.

  1. Activación de semillas: la activación o el remojo es un paso clave en el uso de semillas, cereales y legumbres que la mayoría de vegetarianos y naturistas desconoce, padeciendo con los años los problemas de la ingesta regular de antinutrinetes.
    Acá la alimentación viva trae 2 ventajas.Nueces en remojo
    Una, se maneja el concepto del remojo o activación de semillas previo a su consumo. El remojo de las semillas nos mejora la biodisponibilidad de nutrientes pero lo más importante es que es el primer paso indispensable para transformar antinutrientes. Cualquier persona que ha comido unas cuantas nueces secas o unas cuantas cucharadas de alguna semilla ha notado una pesadez o indigestión que desaparece cuando aprendemos a remojar las semillas antes de consumirlas. Ese es solo un claro aspecto, bien visible, de los beneficios de sacarnos de encima o transformar los antinutrientes.
    La otra ventaja que “arrastra” el hacer alimentación viva, es que no se consumen cereales y legumbres cocidos, como sí se hace en otras dietas naturistas, con lo cual, los problemas de consumir cereales y legumbres sin un adecuado remojo o fermentación y cocción no se presentan, por el simple hecho de haber sacado esos 2 grupos de alimentos (cereales y legumbres) de la dieta.
    No digo que sea necesario o recomendable eliminar los cereales y legumbres de la dieta (pueden ser un aporte nutritivo a nuestra alimentación), pero, si no aprendemos a transformar adecuadamente los antinutrientes que contienen (a través de un adecuado remojo/fermentación/cocción), mejor no consumirlos en forma regular.

Bueno, en próximos artículos seguiré desarrollando estos temas.
Si quieren, cuenten y compartan en los comentarios los aportes o técnicas que rescatan y usan de la alimentación viva.
Hasta la próxima !

Alex von Foerster

 

Otros posts que pueden interesarte

16 comentarios en “3 aportes claves que me dejó la alimentación viva”

  1. Como siempre, Alex, muy interesante y enriquecedor lo que escribís! Te cuento que a las legumbre las estoy germinando antes de cocinarlas… en un tiempito podré contar si noto diferencias entre germinarlas y no. Saludos,

  2. genial, me encanta tu blog. me gusta muchisimo la gastronomia crudivgana y much tiempo crei que era la cúspide de la alimentación saludable, sin realmente haberla podido aplicar impecablemente, siempre senti que estaba forzando y leyendo tus notas me senti muy identificado con lo que escribis. me gustaria saber mas del tema, de la importancia de la alcalinidad y si se puede sostener por ejemplo comiendo panificados aunque sean fermentados y otros alimentos fuera de esa dieta y que tan cierto es que la cocción de alimentos mata nutrientes. te agradezco mucho alex porque tus aportes me abrieron muchisimo mi punto de vista !!
    un fuerte abrazo y pronto me sumaré a tus cursos!!

    1. Hola Max,
      En breve espero terminar un artículo que estoy escribiendo sobre el tema de la acidez-alcalinidad de la dieta.
      En algún momento también voy a dar mi punto de vista en esto de que “la cocción mata nutrientes”. Por ahora, solo te digo que no estoy del todo de acuerdo con eso, no siempre podemos pensar en que “matamos o desperdiciamos nutrientes. Muchas veces la cocción es indispensable para hacer que un alimento sea apto para el sistema digestivo humano.
      Saludos

  3. Excelente información sobre la comida viva, es muy importante destacar que se trata de un estilo de vida mas simple, mas consciente y en armonía con la naturaleza en el que la nutrición siempre es lo primero, consumiendo los alimentos tal como la naturaleza los ofrece, para aprovechar todos sus nutrientes, enzimas y vitaminas que normalmente se pierden con los largos procesos de cocción. Que bueno que las personas puedan conocer un poco más sobre la cocina vegana y pasear por las distintas páginas que ofrecen formación al respecto. Saludos!

  4. Hola Alex! Muy interesante tu artículo, gracias por brindarnos esta información de tantos años de trabajo e investigación.
    Con respecto a la activación de semillas y legumbres, hace un tiempo ya que me pregunto si la “cáscara” que desprenden luego de ser remojadas unas cuantas horas (por ejemplo las semillas de girasol y los garbanzos) son comestibles o es preferible quitarsela?
    Es decir, esas cáscaras tienen un contenido importante de nutrientes y minerales con lo que conviene dejarselas?
    En lo personal, hay veces que las quito y las tiro a la compostera pero otras veces las dejo. Quisiera saber tu opinion acerca de esto. Desde ha muchas gracias!
    Saudos.

    1. Hola Violeta!,
      Las dos posibilidades son viables, depende del estado de tu digestión, de la frecuencia con que las ingieras, del proceso posterior que le hagas, etc.
      Si tenés problemas digestivos, inflamaciones, etc.; mejor intentar sacarlas.
      Sino, no.
      Si las comes de vez en cuando, posiblemente no sea necesario quitarlas.
      Y todo proceso, por más útil que sea, también hay que medirlo dentro de la balanza de pros y contras en relación al tiempo que te lleva hacerlo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *