5 razones para que tu hijo consuma vegetales fermentados

Violeta comiendo repollo
Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Ya me han visto insistir una y otra vez en el consumo del chucrut, kéfirkraut, kimchi u otros vegetales fermentados. Si aún no saben cómo estos vegetales pueden ayudarlos a mejorar su salud, les sugiero leer este artículo: “Vegetales fermentados, sabiduría y salud”.
Hace por lo menos 5 o 6 años, cuando mi primer hijo tenía aproximadamente 1 año, introducimos este hábito en casa y al día de hoy lo mantenemos vivo.
Acá te muestro 5 razones para que tu hijo coma estos vegetales “mágicos”.

Violeta comiendo repollo

 

  1. Mejoran la digestión y asimilación de nutrientes: los lactobacilos y otros microorganismos benéficos que se generan en la fermentación de los vegetales, facilitan la digestión y mejoran la asimilación de nutrientes; elemento clave en la etapa de desarrollo de los niños. Además, un intestino sano produce niveles normales de serotonina; un neurotransmisor conocido por tener una influencia positiva sobre el estado de ánimo.
  2. Aumentan el consumo de alimentos crudos: por momentos, lograr que los niños consuman ensaladas y vegetales crudos es una tarea ardua. Aún en las peores etapas, donde no había forma de que probaran una ensalada, seguían consumiendo chucrut a gusto y en cantidad. El consumo de vegetales crudos es clave en una dieta saludable y los vegetales fermentados, garantizan un buen aporte de enzimas.
  3. Amplian el espectro de sabores: a menudo observo que los niños van tendiendo a “homogeneizar” la variedad de alimentos y sabores que consumen. Si los padres no hacemos un esfuerzo por ampliar el abanico de sabores, en pocos años éste se encuentra reducido a pastas, papas, pizzas, alguna carne, tomate y unas pocas frutas. El haber inculcado el consumo de vegetales fermentados desde que eran pequeños, aportó una variedad e intensidad de sabores a su dieta que facilita la aceptación de otros alimentos.
  4. Mejoran la función del sistema inmunológico: recordemos que al menos el 70% de sistema inmunológico reside en nuestro intestino. El aporte de bacterias benéficas como las que encontramos en este tipo de vegetales, mejora la función inmunológica. Por otra parte, durante la fermentación se multiplica el contenido de nutrientes en los vegetales, como el caso de la vitamina C. Esta vitamina es clave para el sistema inmunológico y por ejemplo en el caso del repollo, aumenta 20 veces su contenido luego de la fermentación.
  5. Continúan la tradición y las costumbres ancestrales: los alimentos fermentados tienen una larga historia en todas las culturas y en la antigüedad han formado parte de uno de esos “eventos” de unión familiar y social. Era habitual realizar la cosecha de los vegetales y el proceso de fermentación en conjunto, en celebraciones o reuniones familiares y grupales.
    La pérdida constante en la transmisión del conocimiento ancestral, de generación en generación, es uno de los hechos que más me preocupa en la actualidad. Hacer chucrut y otros vegetales fermentados es algo que cualquiera puede hacer en su casa, con sus hijos, contribuyendo así a mantener viva esta herencia.

Y si quieren aprender a fermentar todo tipo de vegetales en casa, tenemos disponible este curso on-line, con más de 20 recetas explicadas paso a paso y videos dinámicos donde mostramos todos los “secretos”.

Alex von Foerster
www.alimentoyconciencia.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros posts que pueden interesarte

9 comentarios en “5 razones para que tu hijo consuma vegetales fermentados”

  1. hola! cómo puedo preparar los vegetales fermentados?
    quisiera hacer un curso de cocina para armar el menú de la familia y aprender!
    para poder elegir!
    dónde puedo ir?

    1. Hola Andrea
      De dónde sos?
      Es probable que en el verano arme algún curso presencial en torno a los vegetales fermentados y seguramente durante el 2015 ofreceré alguna forma de capacitación on-line, como para que cada uno pueda aprender a hacerlos en su casa.
      Saludos

  2. Hola seria muy bueno este tipo de talleres para personas como yo que no sabemos nada y queremos incorporar alimentos nutritivos para nuestros hijos, gracias Alex!!!!

  3. Hola Alex! como estas? te escribo puntualmente sobre este tema porque tengo un bebe de 9 meses y ya empece a hacer cambios en mi dieta para ofrecérselos a el, empece a fermentar cereales y legumbres, deje la leche de vaca por leches vegetales, masa madre, kefir, etc, se que muchas personas ya a esta altura comienzan a ofrecerles kefir y vegetales fermentados, mi duda es si puede hacer mal a su flora intestinal al tener el sistema digestivo tan inmaduro, ademas de porciones, claramente esto no puedo preguntárselo al pediatra jaja, gracias!!!

    1. Hola Lucrecia, no todos los pediatras son iguales…
      Con algunos, podés hablar de estos temas y hasta te van a apoyar.
      Yo hasta el año no le di a mis hijos alimentos fermentados con sal.
      Solo algo de kéfir de agua diluido, jugo de kéfirkraut y algún requesón fermentado con suero y kéfir o kéfir de leche cruda.
      Saludos

  4. Hola Alex!te escribo por acá porque quizás la consulta le interese a alguien más.Estoy sorprendida y “maravillada” porque no puedo abrir la heladera sin que mi bebé diga”cucú, cucú”y estire mano! tiene 20 meses y pide chucrut todos los días! Le doy aproximadamente una cucharada..y no todos los días…es uno que hice remojado en salmuera… será mucho? quién puede orientarme?la pediatra ni siquiera sabía que era el chucrut… pensé en hacer uno con los nodulos de kefir por la sal… podrás orientarme un poco?desde ya muchas gracias!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *