La confusión del veganismo

Campo labrado
Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Hace algo más de 2 meses escribía este artículo, donde cuestionaba la creencia dominante en el ámbito “naturista” o “de alimentación alternativa”, en la cual se da por hecho que el hacerse vegetariano o vegano es necesariamente un cambio saludable y positivo a nivel salud.
Luego, unas semanas después, publiqué el artículo de Isabel Fernandez del Castillo, que titulé “Yo también le creí a Moore Lappé“, donde mostraba algunos conceptos erróneos en torno a pensar que el alimento vegetariano es más sustentable que el de origen animal.
Si aquellos artículos despertaron comentarios de todo tipo y tuvieron una repercusión fuerte en las redes sociales, imagino que el que presento hoy va a seguir ese mismo camino o será aún más criticado porque toca el tema de la matanza animal.
Como decía en alguno de esos otros artículos, mi objetivo es brindar información complementaria que pueda ayudarnos a tomar desiciones con una visión más amplia de los diferentes temas que hacen a nuestra alimentación. Y enfoques como este que expongo con este artículo, son ajenos a la bibliografía vegetariana o naturista.
Vale aclarar que en más de 18 años de estudio y experimentación en dietas y filosofías alternativas también fui vegetariano y vegano durante muchos años. Tuve el mismo ideal que Bertonatti* y creí que era una forma de evitar el sufrimiento y la muerte de los animales.
Me equivoqué.
Acá el texto de Claudio Bertonatti*.

La confusión del veganismo

Uno de los grandes problemas ambientales es que las verdades se mueven reptando lentamente por la selva mientras que las mentiras vuelan rápido por cielo despejado. Otro de los problemas es que desde las buenas intenciones se pueden tomar malas decisiones.

Por eso dedico este artículo a quienes dejaron de alimentarse con carne por compasión o solidaridad con los animales. No lo dirijo, entonces, a quienes evitan su consumo por motivos nutricionales, filosóficos o religiosos. Tampoco resultará apto para fanáticos, fundamentalistas o para quienes no dudan de sus creencias u opiniones. No pretendo herir a nadie.

Hay personas que suponen que al evitar el consumo de carne no matan animales. Tengo una pésima noticia para ellas: no es cierto. El más despojado plato de arroz o un simple pedazo de pan también implica un impacto mortal para muchos animales. Que no lo veamos ni sepamos es otro tema. Pero la muerte está presente de un modo inevitable. No existe el desarrollo humano con impacto ambiental cero: para que nosotros podamos vivir muchas formas de vida deben morir. Esta afirmación es chocante pero es una de las verdades más obvias de la ecología, que es la ciencia que estudia las relaciones de los seres vivos entre sí y con su ambiente.

Vegetariano u omnívoro

Aclaro que fui vegetariano. En mi adolescencia creía que era una forma de evitar el sufrimiento y la muerte de los animales. Después de un par de años volví a ser omnívoro. Les explicaré los motivos, advirtiendo que no pretendo convertir a nadie a ninguna filosofía o estilo de vida. Solo busco arrimar información, impresiones y experiencias para ayudar a quienes quieran revisar sus decisiones alimenticias con implicancias ambientales.

¿Qué me hizo cambiar de opinión y de conducta? La constatación de la realidad ambiental en el terreno y, fundamentalmente, la comparación de los campos donde se producen nuestros alimentos. Por eso, les propongo repetir el ejercicio. Visiten un campo ganadero y otro agrícola en una misma región y anoten la diversidad de formas de vida que ven en cada uno de ellos. Este ejercicio se puede hacer registrando solo la presencia de aves, anfibios, reptiles, peces, mamíferos, mariposas, hongos o plantas, o de todos estos grupos.

Plantación de arrozEl resultado será inequívoco: un cultivo (soja, trigo, maíz o arroz, para mencionar los más extendidos) no conviven con mucho más que sí mismos. Incluso, sucede esto con la huerta más orgánica del mundo. Las especies animales no solo no son bienvenidas sino que en los cultivos no orgánicos (la mayoría) son combatidas con biocidas o agrotóxicos (venenos), cuando no, tiros u otras formas de lucha para evitar la presencia de predadores que ocasionan daños y pérdidas económicas.

Una de las impresiones más contundentes fue el contraste entre la abundante vida silvestre de los esteros y arroyos del nordeste argentino con las arroceras vecinas.

CarpinchoEn estas últimas no había lugar para carpinchos, ciervos de los pantanos, lobitos de río, boas curiyú, garzas, gallaretas ni patos. Para cultivar arroz se drenan esos esteros, arroyos y riachos para que les deriven su agua y muchas veces, terminan secos o muertos, sin vida. Como se empobrecen o destruyen esos ambientes naturales muchos animales silvestres desamparados buscan refugio o comida en los cultivos que los han reemplazado. Y ahí se desata un segundo golpe. Para evitar que las aves o mamíferos coman los granos o brotes se esparcen semillas envenenadas o se traen tours de cazadores salvajes a desterrarlos a tiros de plomo (también contaminante). Nadie que sepa esto puede decir que por no comer carne y alimentarse con arroz, por ejemplo, no se matan animales.

Claro, la muerte es distinta porque ocurre más lejos, de un modo difícil de ver y variada en su forma (alterando el ambiente, envenenando o disparando balas). Una característica fundamental es que no se matan puntualmente los animales domésticos a consumir (para los que hay una sensibilidad más desarrollada), sino una enorme cantidad de animales de una gran diversidad de especies silvestres: desde invertebrados hasta peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos. Estos impactos se tornan “invisibles” a la distancia de una gran ciudad y en consecuencia son poco emotivos. Y lo que no emociona no es evocado.

Por desconocimiento, entonces, se tiene mucha más sensibilidad por los animales domésticos que por los silvestres (como si estos últimos tuvieran menos derechos), cuando el nivel de preocupación debería ser inverso. A diferencia de lo que ocurre con las variedades domésticas, las especies silvestres que se extinguen no tienen reposición. Este disparate tiene un correlato coherente, aunque irracional. Entre muchos vegetarianos y veganos hay dolor o lamento constante por la muerte de animales domésticos (que vale la pena aclarar, están fuera de peligro de extinción porque se crían a gran escala) y un silencio sepulcral ante la muerte de la multitud de individuos de especies diferentes de la fauna salvaje. O lo que es peor, ante la desaparición del ambiente en el que conviven miles de formas de vida, muchas veces, de especies amenazadas.

Ganadería y agricultura

Por otro lado, con respecto a la ganadería, cuando se practica de un modo extensivo (o sea, a campo) se pueden ver garzas, ranas, culebras, peces, zorrinos, zorros, gatos monteses, hurones, perdices, hongos y muchas otras formas de vida entre los vacunos, los lanares o los caballares. Y si fuera realizada sobre pastizales nativos, es posible la convivencia hasta con especies amenazadas como los venados de las pampas y el yetapá de collar.

GarzaPero la ganadería viene cediendo terreno a la agricultura. Y, de hecho, la expansión de la frontera agrícola (junto con la urbana) viene siendo desde hace décadas la principal amenaza para la naturaleza argentina, dado que va arrasando con nuestros bosques, selvas, montes, sabanas, esteros y pastizales para reemplazarlos por campos de cultivo. Si la humanidad se hiciera vegana para la naturaleza sería una tragedia.

Está claro que -de una u otra forma- la humanidad debe alimentarse y eso genera ineludiblemente un disturbio en la naturaleza, ya sea para reemplazarla o para intervenirla. Y cuando nuestra población crece como lo hace desde hace siglos, de un modo irresponsable o desentendido de la capacidad de carga del planeta, la agricultura se transforma en el mecanismo más fácil para proveer alimentos a gran escala y, en consecuencia, a gran impacto ambiental.

Desde luego existen formas más amigables de cultivar, pero no se practican a gran escala y menos en el contexto de crecimiento poblacional mundial.

También existen formas menos cruentas de matar a los animales, pero cuando uno es sensible, hasta la eutanasia programada duele. Lo cierto es que existen técnicas para aplicar una “muerte humanitaria”, que es inmediata, evitando maltrato, crueldad y agonía. Si se aplicara en los mataderos o “criaderos” se evitaría el maltrato y agonía que caracteriza a muchos de ellos. Ojalá tuvieran esta oportunidad los miles de animales silvestres que mueren cotidianamente envenenados por el uso de agroquímicos, mal heridos o baleados por los cazadores asociados con la defensa de los cultivos o los que quedan hambrientos y sin refugio porque su ambiente fue arado.

Para evitar que se maten animales la única solución es dejar de comer. Ya hemos visto que cualquier dieta capaz de sostenernos acarrea más muertes de las que imaginamos. Uno de los grandes temas a resolver a escala mundial es cómo transformar la actual producción industrial de alimentos en un modelo compatible con la conservación de los espacios silvestres. No solo practicando agricultura y ganadería sostenibles y sustentables, sino también siendo más humanitarias con las demás formas de vida.

Este caso ejemplifica lo difícil que es catalogar de “blanco” o “negro” un tema ambiental. La realidad tiene abundantes tonos de “grises” y es más compleja a medida que nos interiorizamos en ella. Al principio, suele ser ingrato hacerlo porque –sin anestesia- destroza ideas utópicas propias de un mundo ideal. Así, concluiremos en elegir la opción menos mala en lugar de la más buena.

Nuestro mundo real es imperfecto y no tenemos otro. Es difícil cambiarlo si nosotros no cambiamos. El historiador escocés Thomas Carlyle (1795-1881) dejó una reflexión oportuna para esta situación: “¿Que esta es una mala época? Pues bien, estamos aquí para hacerla mejor”. Si aceptamos el desafío se hace ineludible detenernos a contrastar ideas y realidades para tomar decisiones inteligentes y buenas.

Acá, en Noticias agropecuarias pueden ver el artículo original.

*Claudio Bertonatti es Museólogo. Docente de la Cátedra Unesco de Turismo Cultural, la Escuela Argentina de Naturalistas y de la Universidad del Museo Social Argentino. Consejero de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) y asesor de la Fundación de Historia Natural ‘Félix de Azara’.

Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros posts que pueden interesarte

26 comentarios en “La confusión del veganismo”

  1. Mauricio Antonio Giorgi

    Existe un error muy importante en el análisis que hace el Sr. Bertonatti, y conciste en afirmar que la agricultura es para alilmentar al hombre, cuando en realidad la MEGA agricultura es para alimentar a los animales, los cuales generan la mayor contaminación del medio ambiente con los gases que liberan al medio ambiente.
    Si utilizaramos la agricultura exclusivamente para la alimentación humana, y se realizara en forma organica amigable con el medio ambiente, sobraría la tierra fertil disponible en el planeta y no tendríamos la contaminación que actualmente tenemos.
    Por supuesto no serían necesarios tóxicos como el glifosato y una gran cantidad de quimicos que se utilizan en la agricultura industrializada, que por otra parte nos lleva al monocultivo transformando esa tiera en poco tiempo en inapta para cultivar.
    Por otra parte no solo los nutrientes que se usan sino también el agua que es necesaria para toda esa mega operación industrial de generar proteina animal.
    Por otra parte con las nuevas formas de generar proteina animal, totalmente artificiales, solo estaremos provocando que los seres humanos vayamos cargandonos de toxinas que han de provocar una gran pérdida en la calidad de nuestra vida.

    1. Hola Mauricio,
      No estoy de acuerdo con el primer punto que expones. La agricultura intensiva se usa para alimentar animales de crianza industrial (es verdad), pero también para darle de comer a la gente. Todos los derivados del trigo, arroz, maíz, soja, etc.: sirven para hacer los alimentos que come la inmensa mayoría de la gente día a día y además, para engordar los animales de crianza industrial.
      La agricultura y la ganadería se pueden hacer de forma destructiva y aberrante, como se hacen hoy en día a gran escala, o de forma equilibrada, sustentable y con respeto por todas las formas de vida, como sucede en la agricultura biodinámica, la permacultura, la agricultura regenerativa, etc. Pero aún en formas respetuosas y sustentables, la muerte animal (y obviamente también la vegetal) está presente.
      Saludos

      1. Hay un dato muy interesante y es que la mayoría de la soja, maíz y canola se planta subvencionada por los estados para generar biocombustibles, luego el residuo se usa para alimentar animales. Si se hace un analisis, el origen del dinero que generan esos granos es más bien el de los biocombustibles, lo demas es un uso secundario,

      2. Alex , que equivocado estas querido. 18 años de aprender como cocinar no te han enseñado sobre datos y estadisticas.
        El 75% de los cereales cultivados en España se destinan a animales ( que luego nos comemos) Más del 40% del cultivo de los cereales a nivel mundial se destinan a alimentar a animales. Más del 9% de los cerales a nivel mundial se destina a biocombustible.

        No me cabe la menor duda y a la gente inteligente tambien, que si se consumiera o anulase la ingesta de animales en la dieta el planeta seria un lugar mejor. Aqui no se trata de si un campo de arroz causa muertes indirectas. Aquí se trata clamarente de las muertes directas. No se trata de homicidios involuntarios, que siempre son cuestionables, sino de homicidios voluntarios. Muertes que se pueden evitar de una manera cruel y barbara.
        Y por su puesto para salud humana sería una buena decision. Por muchos motivos que no vopy a enumerar aqui pero que la ciencia vala, soy medico, pero para empezar por que consumiendo animales consumimos antibioticos y en España el consumo de antibiticos ha aumntrado un 40% . A este abuso le sumas los antibioticos que contien la carne que consumen . La UE ya ha alertado a España del abuso de antibioticos en animales. Y tu dices que tu salud ha mejorado desde que comes carne??? Lo dudo mucho.

        Yo soy vegana desde hace 5 añosy no solo me he curado anemias, si no tambien otras dolencias intestinales desde que no como carne . Mis analisis son impecables. Como nunca en mi vida y sobre todo, sé que aporto mi granito de anera para un mundo mejor

    2. Ahora mismo la agricultura extensiva es en su mayor parte para consumo animal, pero si en futuro todas las personas del planeta fueran veganas, que es lo que pretenden los veganos, estos cultivos serían aún mayores y dedicados en su totalidad a los humanos.

    3. Muy bien! Y sin echar tanto rollo mareador te puedo decir que el Veganismo está muy mal entendido, el veganismo busca disminuir la crueldad y sufrimiento, y explotacion y uso de aquellos seres indefensos, cuando los carnivoros u omnivoros que buscan de mil formas seguir consumiento y sentirse menos mal, con su absoluta apatia de seguir dañando con el pretexto de no hacer ninguna diferencia, pff!!

      1. Explicame porque la muerte de cientos de miles de roedores en el campo para que te comas tu lechuga es “disminuir la crueldad” explicame porque tu ” vegan super food smothie” con ingredientes traidos de sonas muy lejanas en avion (lo cual contamina mucho pir el combustible fosil” es ma etico que consumir un queso artesanal local, y puestos ya en el tema Porque usas aparatos electronicos que son productos de la ecplotacion de miles de seres humanos? El veganismo no hace gran diferencia de nada, solo quieren sentirse superior moralmente

        1. Muchos veganos que conozco no usan ingredientes importados de un país lejano.
          Incluso algunos tienen sus hortalizas.
          Ahora te haré algunas preguntas:
          Los agricultores de cultivo que se destina al consumo del ganado, no matan fauna silvestre?
          Tú no usas aparatos electrónicos?
          Si tu respuesta es “sí”, entonces qué diferencia haces tú para contrarrestar la explotación humana?
          O eres de esas personas que creen que es mejor hacer nada y que encima juzgan a quienes sí hacemos algo… por muy mínimo que sea?

  2. Qué se entiende por agricultura orgánica amigable con el medio ambiente?
    La agricultura consume grandes cantidades de nutrientes, y es imposible cultivar un suelo indefinidamente sin aportes sustanciales de NPK (nitrógeno, fósforo y potasio), además del deterioro que se produce en la estructura de los suelos.
    Este déficit se puede solucionar con fertilizantes aportados por la industria petroquímica (lo cual no es muy amigable que digamos) o por abonos de origen vegetal (leguminosas en el caso del nitrógeno) y animal (no hay otra fuente orgánica importante de fósforo y también es un buen aporte de nitrógeno).
    Si no se crían animales, de donde van a salir esos abonos? Porque se necesitan en gran cantidad.
    Por supuesto, estoy hablando de cría a campo y no de animales confinados en criaderos intensivos o feedlots.
    La estructura del suelo y la recuperación de su diversidad biológica sólo se logra implantando una pastura después de varios años de agricultura. Esto es gracias a que las plantas de la pastura (diversas) exploran diferentes profundidades aireando el suelo y aportándole su biomasa a medida que mueren raíces y hojas. Los excrementos de los animales, lejos de ser contaminantes como en los feedlots, contribuyen también a la fertilidad del suelo.
    Sin la concurrencia y alternancia de animales y plantas no hay forma de cerrar el ciclo de nutrientes en el largo plazo.
    Saludos,
    Isabel.

  3. Hola, se supone que a medida que vamos caminando en la vida (evolucionando), somos diferentes y el cuerpo mismo te pide cosas diferentes. Como dijo OSHo (del cual no soy muy seguidor pero acierto en esto): – Las mismas reglas para un dormido no son las mismas reglas que para un despierto -. Esotérica o metafisicamente hablando, si el cuerpo es más energético (menos denso), necesitaria menos energía burda para vivir, en este caso se debe ir cambiando gradualmente la alimentación. Se tiene datos de Yoguis indues por ejemplo que se alimentaban de manera vegetariana. Esto sonará un poco fantasioso para quienes no viven ciertas experiencias no convencionales pero en todo caso, hay que hacer cambios graduales y escuchar al cuerpo en todo momento. Con todo respeto y cariño, dejar de comer ciertos alimentos sólo por evitar el sufrimiento de los animales me parece de alguien que no se ha conocido el mismo ni a su cuerpo y sus necesidades.

    1. Gracias Juan por tu aporte.
      Te cuento algo de mi camino o de mi historia.
      A los 21-22 años entré en el mundo del Yoga y la meditación de lleno. Practiqué Yoga a diario durante años y meditaciones diferentes estuvieron y están presentes en mi vida desde aquel entonces.
      Muchas de mis experiencias vegetarianas y veganas, en parte, tuvieron que ver con esto que vos mencionás.
      Hoy, casi 20 años después, elijo comer productos animales porque mi metabolismo lo necesita y lejos estoy de sentir que di un paso atrás en mi evolución. Todo lo contrario, creo que viniendo del “mundo vegetariano y vegano”, estando marcado o atravesado por esas filosofías, por haberlas estudiado y practicado durante años; comprobar que hay metabolismos diferentes, que algunos necesitan comer productos animales (como el mío) y con todo ese bagaje en la espalda haber cambiado mi rumbo; fue para mi un paso evolutivo.
      Y, en particular, comparto el punto de vista de que la carne es más densa y los vegetales más livianos (en materia energética); pero comer productos animales no implica comer un asado por día. De hecho creo que no hay cultura de cómo y cuánto consumir de productos animales, como para poder hacer de estos alimentos algo nutritivo.
      Saludos

      1. Gracias por tu respuesta. Es bueno leer tu comentario. Se podría filosofar mucho al respecto o discutir. En todo caso, cada quien debe experimentar y ver lo que le hace bien.

  4. Miguel Woyciechowski

    Hola
    En mi vida pase por casi 3 años de una dieta Macrobiotica Luego pase por una vegetariana , luego Vegana y por ultimo la Rawfood, Estudie con medicos y terapeutas.; Me adoctrine un pcoc. Y estoy de acuerdo con el articulo expuesto y con Alex. Ya que por mi propia experiencia, y con análisis de sangre ycontroles pude experimentar que no era este, mi camino. Si, todo lo estudiado y aprendido me sirvió para hacer de mi vida una alimentacion Higiénica. Saber tomar alimentos naturales, fescos y como saber conbinarlos. Como dalre a mi cuerpo segun sus necesidades los nutrientes aptos. Y no tener carencias de ningun tipo. Raz{on por la que opte hacerme nuevamente omnivoro.
    Gracias por todos los aportes.
    Cordialmente.
    Miguel W.

  5. Consumo muy poca carne u muchos vegetales, como asì tambièn làcteos diversos, mi organismo de esta forma està equilibrado, cada uno debe establecer su dieta, personalmente lo logrè en tres meses, sin proponermelo bajè en ese perìodo 14 kg. eliminè grasa corporal (desapareciò la pancita). Desde1983 soy un ambientalista militante y desde el año 1998 tengo una chacra agroecològica donde ademàs de huerta, crio pollos a campo para autoconsumo y venta, soy socio de SOCLA- Sociedad Cientìfica Latinoamericana de Agroecologìa, el camino para terminar con el hambre y lograr alimentos sanos, sin el uso de agroquìmicos, sin talar bosques, sin agredir el suelo fèrtil y a los habitantes, es lograr que los gobiernos actûen a favor de la naturaleza, que ayuden a los productores familiares agroecôlogicos que hoy, con polìticas erròneas estatales proveen el 70 % de los alimentos para la humanidad. Que dejen de expulsar a los campesinos del campo, que dejen de permitir el loteo de tierras fèrtiles agrandando ese desastre que es el Conurbano, entre ciudad y ciudad se debe mantener el campo, los cinturones verdes que provean los alimentos frescos, que actùen como pulmòn de las ciudades, como “esponja natural” ante lluvias cada dìa màs intensas evitando las enormes pèrdidas provocadas por las inundaciones, la provisiòn de agua potable de 1º calidad que reemplace el “agua industrial” del Rìo de la Plata.
    Veganos, vegetarianos, ciudadanos argentinos, reflexionemos el agua potable es nuestro alimento fundamental.

  6. Resulta que es una competencia por el alimento entre todos los seres físicos del planeta. Tenemos las Leyes Divinas (10), que se resumen en: Amar al Creador por sobre todas las cosas y no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a tí. Por lo tanto se debe buscar alguna manera de convivir con la naturaleza y sus seres y respetándolos sus derechos. Que tanta proteína animal necesita el humano para vivir, que no la encuentra en la vegetal, si son 8-10 aminoácidos que requiere el cuerpo. No funciona la dieta vegetariana y se rinde en su búsqueda? No solo de pan vive el hombre, no solo somos cuerpo físico – Aquí mencionaron sobre niveles en evolución de la alimentación, ciertamente el humano está evolucionando, no se puede lograr un desarrollo espiritual comiendo carne (piense en las luminarias). Todo lo que uno hace, diga o piense tiene consecuencias. Para comer carne hay que matar (No matarás), para eliminar los insectos y gusanos de las plantas hay que matar (apliquemos control biológico, otros), los suelos necesitan nutrientes como también decían en los comentarios (fomentemos y no destruyamos los microorganismos que fijan el nitrógenos con los agroquímicos, apliquemos un correcto manejo de suelos-descansos, otros). La salud está en el alimento, OMS: consumo de carnes rojas aumentan el riesgo de cáncer. Dice El Divino Padre Eterno: EL 90 % DE LAS ENFERMEDADES SE DAN POR EL EXTRAÑO CONSUMO DE CARNES, en la maravillosa CIENCIA CELESTE o DOCTRINA DEL CORDERO DE DIOS (Libros: http://www.cienciaceleste.com ) conocimiento telepático que explica el origen, causa y destino de todas las cosas. Todos los seres vivientes son iguales en derechos ante Dios. Toda alimentación en que hubo muerte, sangre o violación es juzgada en el reino del Padre. Lo vegetariano da la posibilidad de ir a planetas paraíso. Os invito hermanos y hermanas a seguir evaluando e investigando. En el futuro hasta el león comerá paja como el buey (Is: 65:22), evolucionará. Muchas Gracias por sus artículos.

    1. Las plantas tambien son seres vivos criaturas del Señor, si dices que todos los seres vivientes son iguales ante el señor, un vegetariano tambien sera ” juzgado” ademas eso de un “padre que te juzga” porque comes aimales no solo no va con un Dios amoroso, es contradictorio,ya que el creo la cadena alimenticia.

  7. Respecto a lo que se dice en el artículo, vamos por partes:
    1- “Por eso dedico este artículo a quienes dejaron de alimentarse con carne por compasión o solidaridad con los animales”. Decir que quien respeta a los animales, no come animales, no hay más. Porque al fin y al cabo la carne (o pescado), es el cuerpo sin vida de alguien que quería vivir.
    2- “Hay personas que suponen que al evitar el consumo de carne no matan animales”. La cuestión es que se haga el menor daño posible, tanto al planeta como a los animales, ¿es inevitable matar? A veces matamos sin querer, pero hacerlo de forma premeditada es diferente.
    3- Habla de la agricultura del arroz, claro que mueren muchos animales, pero ¿por qué no se menciona a los cerdos de las ganaderías intensivas que no pueden moverse en toda su vida? ¿O por qué no habla de las gallinas que viven en jaulas y que apenas se pueden mover?

    * Aquí os dejo el enlace de mi blog, donde veréis más cosas sobre los animales:
    https://krisarso.wordpress.com/category/animales/

    * Por último, quienes seguimos un estilo de vida vegano no consumimos ningún producto de origen animal y mantenemos una postura ecológicamente responsable de respeto hacia los seres humanos, los animales y al medio ambiente. Por tanto, las personas veganas no comemos nada que haya tenido patas o alas para moverse, ojos para ver y corazón para sentir; ni por supuesto sus derivados como son los lácteos, la miel o los huevos, ya que implica seguir contribuyendo a una industria que los trata de una manera abominable.
    Ya que no es necesario comer animales para sobrevivir. ¿Por qué generar ese sufrimiento innecesario? No existe ninguna razón válida para matar sin necesidad. Sólo una pregunta: ¿estaría bien hacerles a los humanos lo que les hacemos a los animales que explotamos en nuestras industrias?

    1. Hola Kris, hacer el menor daño posible no implica ser vegano. El tema es complejo y espero poder en otros artículos desarrollar mi punto de vista, pero bajo de ningún modo acuerdo en que un vegano por el solo hecho de ser vegano, genere menos daño en el ecosistema que una persona omnívora.
      Y ser omnívoro puede presentar diferentes escenarios. No todo es igual. No es lo mismo el omnívoro que compra sus alimentos en un supermercado y no tiene ni la mínima idea de cuál es el origen ni cómo fueron producidos; al omnívoro que compra sus alimentos directo de la mano del productor de una granja biodinámica o algo similar.
      ¿Mantenernos ecológicamente responsables respeto al medio ambiente implica fomentar monocultivos de cereales y legumbres como sostienen muchos veganos? Por ese camino los recursos se van a agotar rápidamente.
      Y comer animales no implica fomentar ni acordar con la bruta explotación que se hace en una fábrica de feed-lot, un criadero industrial de gallinas o similares. Todos acordamos en que eso es una locura por donde se lo mire.
      Tus fotos no suman nada. Todos sabemos la brutalidad que puede desarrollar el ser humano.
      Saludos

      1. Hola de nuevo 🙂
        Con todo el respeto, hacer el menor daño posible no implica ser Vegano, de acuerdo, pero ser Vegano sí implica hacer el menor daño posible.
        El simple hecho de matar a un animal no tiene cabida en una sociedad en la que “ama a los animales”, pero claro, ama a perros y a gatos y se come al resto, ¿por qué? ¿Por la cultura? ¿O por la ignorancia?
        Tengo 3 perros, 7 gatos y 4 gallinas, y a todos los veo con las mismas ganas de vivir que yo, ¿por qué quitarles lo más preciado que tienen que es su vida? Para mucha gente ellos son solo la cena, para otros es su vida, y creo que la vida de alguien está muy por encima de un sabor.
        Y sí, para mi los animales (perros, gatos, cerdos, gallinas, peces…) Son alguien, no algo.
        Un abrazo <3

        1. En mi cultura ancestral y vision personal todo tiene vida…. el agua el aire la tierra el cielo el fuego las montañas cañadones piedras rios tambien gente animales y plantas y tambien ptros seres que no son organicos es decir que no son fisicos. Intento regresar al orden natural o equilibrio de mi vida con toda la vida ya que fue alterado desde la llegada del estado y la cultura occidental estas tierras… Soy omnivora despues de haver sido vegetariana vegana crudivegana y hasta hice ayunos muy prolongados tratando de sutilizar mi dieta. Ahora estoy comprendiendome a mi misma y al mundo un poco mas y he vuelto a ser omnivora con lo que he recobrado fuerza y salud. Sigo buscando equilibrio y la manera de producir mi alimento y el de mi comunidad de manera armoniosa con la naturaleza. No me considero mas dañina para la ecologia que un vegano. La carne que como es de nuestro campo o de lo que cazan los hombres de la familia porque es un horror para mi la industria de la carne como lo es la de los monocultivos o la esclavizacion de los humanos o el asinamiento en las ciudades y el abandono de los niños los basurales los hospitales y las escuelas. Creo que es importante siempre ampliar nuestro punto de vista ser mas flexibles y no aferrarnos tanto a lo que creemos que es verdad sino mas bien estar dispuestos a escucharnos y compartir sin creer que somos dueños de la verdad…. Como dato comento muchos de mis ancestros que son conocidos como tehuelche vivian casi esclusivamente de la carne que cazaban y toda la vida estaba organizada alrededor de ello. Sin embargo en mas de 30.000 años de preexistencia a este pais y a su cultura nunca desequilibraron su medioambiente y ademas eran personas satisfechas libres muy fuertes muy sanas y longevas viviendo mas de 120 años sin sufrir los efectos de la vejez que vemos hoy en dia. Eso me daba mucho que pensar cuando era vegana y estudiaba al respecto. No digo que tengamos que vivir de esa manera. Solo quiero exponer que las cosas no son tan simples como comer o no comer carne. Sino que nuestra realidad planetaria y humana es mucho mas compleja de lo que podamos pensar a simple vista y es importante mantenernos en una postura reflexiva paciente flexible y predispuesta a escucharnos compartir y cambiar… Muchas gracias por este blog me esta enriqueciendo enormemente y era lo que necesitaba en este momento para tomar mejores decisiones ❤

          1. Hola Melike, me llama mucho la atención tu historia… una de las cosas que me llamo la atención fue sobre tus ayunos prolongados siendo mujer.. te felicito por haber escuchado de manera sabia a tu cuerpo.. Me gustaría muchísimo poder contactarte por algún otro medio para conversar, Saludoss

          2. Melike me encantó tu comentario, no todo matar es extinción, hay acuerdo entre las especies. Todos colaboramos en sostener los ciclos de SA TA NA MA, nacimiento, vida, muerte y renacimiento. Se trata de honrar y respetar este ciclo en consciencia. Cada ser es necesario en el juego de la vida. Y cada muerte contribuye a seguir sosteniendo la vida. El juego vital es de transformación continua, del cosmos hacia la tierra y de la tierra hacia el cosmos. Lo único que existe es la vida, la muerte es solo cambio de estado. Lo bueno es comprender los ciclos y darle a la Naturaleza su espacio para seguir generando vida. Para mi hay una gran diferencia entre ser exterminador y sustentador que incluye la muerte como parte del proceso. Lo bueno es hacer masa crítica de sustentadores para beneficio nuestro principalmente, porque ya sabemos que la Tierra sobrevivirá a nuestra especie. Los monocultivos como los pensamientos extremos son aislantes, la biodiversidad y la convivencia en las diferencias son alentadoras. Bendecidos todos los seres que colaboran y donan su estado terrestre para nutrir nuestro estado terrestre y en ese compartir somos el gran espíritu cósmico teniendo su experiencia material que se repite milenio tras milenio en una danza de continuo presente en infinidad de cuerpos 😉 Uainge Yenu aonikenk (te saludo amigo gente del sur)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *