4 claves para compartir con tus hijas e hijos una alimentación saludable

Manos-de-Viole-cortando
Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Hoy les comparto algunas ideas o conceptos que pueden ayudarlos a facilitar el día a día de una alimentación saludable en casa, con sus peques.

Compartir el proceso:

La participación facilita la predisposición. 
Aún frente a algo cuyo aspecto no les atrae, si han participado del proceso, es muy probable que quieran probar la comida. 

Así que mi primer sugerencia es que tus hijos e hijas formen parte de los procesos: que te acompañen a hacer las compras (y participen en las elecciones), mejor aún si cultivan algo (al menos alguna hierba aromática en maceta) y que ayuden en alguna etapa del proceso de elaboración y cocción. Aunque la ayuda concreta va a depender de la edad, siempre hay algo que pueden hacer: lavar algún vegetal o fruta; amasar; cortar vegetales, frutas o pedacitos de queso; lavar y ordenar; mezclar ingredientes; moler o licuar algo; etc.  

El encuentro social:

Comer es un acto social y si bien podemos ayudar mucho a otros con lo que ya hayamos aprendido en nuestro camino hacia una alimentación saludable, no creo que una actitud “evangelizadora” sea lo apropiado. 

En cumpleaños y encuentros sociales, lo más saludable es precisamente “el compartir” con otras personas aún comiendo o bebiendo algunos alimentos que nunca elegiríamos o que creemos o sabemos que no son saludables. 

Si mantenemos en nuestros hogares una alimentación equilibrada y saludable, no va afectar la salud de nuestros peques el hecho de comer de vez en cuando algún alimento o golosina que no forme parte de nuestras elecciones habituales. Esta flexibilidad también va a ayudar a que no se desesperen frente a la posibilidad de comer “lo prohibido”, a registrar qué pasa en su cuerpo al comer determinados alimentos y a poder empezar a conversar con ellos sobre aquello que consideramos “saludable”.

Buscar diferentes formas de presentar los alimentos:

Es muy frecuente que a medida que van creciendo, los gustos y elecciones cambien. Creo que parte del arte del adulto está en generar nuevas presentaciones de un mismo alimento.

Por ejemplo, si corto las chauchas en pequeños trocitos y las cocino con otros vegetales a mi hija no les gustan, pero si las cocino solas y enteras y luego las sirvo frías, a modo de ensalada de chauchas, le encantan.
Si la zanahoria cocida deja de gustarles, prueben con bastoncitos de zanahoria cruda.
Tal vez no quieran comer mas el huevo duro pero posiblemente lo quieran a la sartén.
Durante un año, mi hijo mayor no quería comer ensaladas de hojas verdes. Un día descubrió el aceto balsámico y hoy come ensaladas a diario 🙂

Y siempre tengan en cuenta la sopa crema en la que domina un ingrediente que les gusta (podría ser zapallo o calabaza) y a la cual le podemos agregar algún otro vegetal que no forma parte de sus gustos preferidos. Luego, todo licuado, termina siendo una exquisita sopa crema, como este ejemplo.

Ritmos y hábitos:

Llegar a la comida con apetito va a ayudar a generar una mejor predisposición hacia lo que se sirva.

Mi sugerencia es que intenten organizarse como para ofrecer en principio, 4 comidas equilibradas (desayuno, almuerzo, merienda y cena), evitando estar comiendo a cada rato snacks o bebidas azucaradas, aún opciones que puedan considerarse saludables como jugos, frutas, pasas, barritas, etc. 

Si los niños toman jugos, leche o comen frutas “a demanda” es fácil perder orden o rutinas en las comidas y esto puede ayudar a que no coman bien o que no estén dispuestos a probar nuevos alimentos en las comidas.

Espero les haya sido útil! y si quieren cuéntenme en los comentarios qué aspectos, ideas o recursos les parecen importantes para introducir o sostener una alimentación saludable con sus peques y la seguimos en otro artículo,
Gracias!
Alex von Foerster
www.alimentoyconciencia.com

Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros posts que pueden interesarte

4 comentarios en “4 claves para compartir con tus hijas e hijos una alimentación saludable”

  1. Gracias alex por el lugar que siempre le das a la infancia. Me resultó muy novedoso el punto de “elegir con ellos los alimentos” nunca lo había hecho y resultó muy divertido para él y luego comió la zanahoria elegida sin problemas. Otra cosa: yo vivo en chaltén y acá no hay acceso a verduras orgánicas a no ser q tengas tu huerta. No tengo aún forma de acceder a cosechas propias y si bien sí consigo cereales, harinas, semillas orgánicas y algunas cosas más, siempre pienso que es mejor que aprenda a comer opciones más saludables y que coma verdura aunque no sea orgánica… vos que pensás de eso? Gracias !! Cecilia

    1. Hola Cecilia!, los vegetales son un aspecto clave en una alimentación saludable.
      Yo buscaría la forma de poder acceder a vegetales de estación, libre de agrotóxicos.
      Tal vez en este momento no te es viable, pero ponételo como objetivo,
      Saludos

  2. Gracias Alex. Por acá Agustín de 2 años picotea mucho durante el día: fruta, pasas de uva y heladitos caseros de fruta ( sin otro endulzante más que la fructosa ) y cuando llega la hora de almorzar o cenar no come nada o casi nada. Así que voy a optar por no darle nada de nada, aunque sea saludable.

  3. Muchas gracias Alex! Es fabuloso lo que nos compartis! De hecho es una de las mayores inquietudes como padres como hacer que los niños coman entenderlos no ser tan estructurados, y sobre todo lo mejor es dar el ejemplo y sentirnos seguros con lo que hacemos para poder transmitirselos. Gracias me encantó la sencillez y lo real!!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *