Unos mates distintos

Imagen 6 bis
Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Por Cécile Quéau

Tomar mate es uno de los hábitos más simples, básicos, asimilados y normalizados en el cotidiano de toda la población argentina (y de otros países y lugares). Y sabemos lo dulce y cómodo que resulta ser totalmente acrítico con las costumbres tan identitarias. Pero si están leyendo éste articulo, también saben del sabor distinto y profundo que brinda ingerir las cosas con más consciencia…

El ritual

Esta calabaza cebada trae cosas hermosas a nuestra época tan despojada de rituales…Sentimos que escasean el “tiempo” (las comillas porque obviamente que el “tiempo” es muy infinito como para escasear, pero obviamente que sería otra charla), la disponibilidad y las tradiciones compartidas.
Pero el mate y el arte de cebar son una hermosa excepción a la regla, y resplandecen ritualmente en muchos de sus gestos, sabores y aromas, recuerdos, momentos, objetos… y, sobre todo, en el compartir, la fraternidad y la popularidad. Es una gran herramienta de encuentro, intercambio y dialogo.
Como ritual verdadero, trae a la presencia, a conectar. Es circular, como la ronda que se forma y respeta alrededor suyo, mientras el agua y el fuego se encuentran en la danza de la pava, y cantan la seguridad y la calidez del hogar celebrado y compartido, con sus remotas voces de elementales … 

Una planta

Todo empieza con la yerba
Porque claro; adentro de estos coloridos paquetes de kilos de polvo verdoso que se consiguen en cualquier kiosko-tienda-almacen-boliche-cueva del país, nos encontramos con los restos de un ser vegetal
Nos acompaña todos los días. Pero no tenemos idea de cómo es la planta… (esto nos pasa con muchos alimentos, no? No poder visualizar mentalmente la integridad de algo que siempre consumimos sin vida y procesado; “mami, cómo es el árbol de papas?”… ). 
Una de las razones de éste desconocimiento (opuesto al reconocimiento ), es que ésta planta que se puede consumir todo el tiempo en todo el país no puede crecer todo el tiempo en todo el país (cosa que, biológicamente, es bastante difícil en un país tan extenso y diverso como Argentina).

La yerba proviene de un árbol de hojas perennes, que crece a proximidad de los cursos de agua en los bosques amazónicos de Paraguay, Noroeste argentino y suroeste brasileño. Lleva el nombre científico Ilex paraguensisPero parece que su gente le decía Caá, que significa “yerba”, o “mata”( en guaraní ).

Un territorio

La yerba mate es propia de un territorio; una zona, un clima, un suelo, y una cultura
Les invito a volver un ratito ahí, a su lugar y su gente.
Entonces, estamos en la selva amazónica. Donde la vida se despliega en una abundancia exuberante. No existen los países, ni el dinero. Solamente la Madre Selva que gesta y propicia todo en equilibrio, y como parte de ella, nosotros; los humanos. Nuestro conocimiento del reino vegetal es inmenso, como nuestra salud. Sabemos bien qué comer, oler, mascar, tomar, moler, fermentar, fumar, aplicar, para acompañar cada momento y cada necesidad de nuestros cuerpos, espíritus y almas. Cómo, y cuánto hacerlo. Andamos bajo el abrazo de los árboles, a lo largo de los ríos, cosechando con cuidado y respeto las hojas, frutos, raíces y flores silvestres. Uno de los seres vegetales con los cuales nos relacionamos mucho es Caá, la Yerba. Mascamos sus hojas, y las preparamos para tomar con ellas un brebaje caliente. Su ingesta nos ayuda a mantenernos alertas y despiertos, particularmente durante expediciones, noches en vela, labores largos y cansadores, para conectar sensorialmente con el entorno y con algunos elementos de nuestros ritos…

La apropiación y la mercantilización

Y bueno… Como ya sabemos, llegaron los colonizadores. Y primero la Yerba fue el Diablo en persona, y rápidamente después, fue el negocio en perspectiva.
Desde ahí hacia hoy, se practica con la Yerba un mercado extractivista. Dejó de estar respetuosamente consumida por los mismos guardianes recolectores de los árboles silvestres del bosque. Al contrario, se desmontaron hectáreas por doquier de dicho bosque, se desalojaron y esclavizaron sus guardianes para plantar interminables líneas de Yerba mal cultivada (entre otros monocultivos).   Lo que pasó con el mate pasó de manera muy similar con otras plantas famosas, en varios territorios del mundo. El café, la coca, el té, la nuez cola, el tabaco, el cacao… eran todas propias de culturas nativas, que tenían de ellas un uso saludable, sustentable y sagrado.
Pero gustaron tanto al capitalismo que terminaron siendo fuente de un mercado a escala desmesurada, afectando terriblemente sus ecosistemas, culturas y poblaciones de origen.

Del placer al vicio

Hay algo muy curioso en la similitud entre aquellas plantas sagradas que mencioné recién, y que hemos desvirtuado; todas contienen cantidades significativas de alcaloides… 
Los alcaloides son componentes fitoquímicos que contienen determinadas plantas, que producen efectos muy perceptibles y muchas veces asociados a un alivio sobre el sistema nervioso central animal y humano; excitan o adormecen los sentidos y el cuerpo,  modifican las percepciones y el funcionamiento hormonal. La cafeína del café y de la yerba (la “mateína” es en realidad idéntica a la cafeína), la cocaína de la coca, la nicotina del tabaco, la morfina de la adormidera, la teobromina del cacao, etc.

Los alcaloides se caracterizan también por poder clasificarse y usarse como venenos; acá vale particularmente recordar a Paracelso y su famosa reflexión “el veneno está en la dosis”. Su consumo regular suele llevar a conductas adictivas y a la habituación; a medida que el cuerpo se acostumbra a su efecto, tendemos a aumentar la cantidad consumida para poder seguir sintiéndolo. En fin, tienen un vínculo complejo con el placer; nos hacen sentir tan bien que nos olvidamos que nos pueden hacer mal. Son como drogas “permitidas” y normalizadas.
La ingesta diaria, “alimenticia” e impulsiva de éstas sustancias es claramente llamativa y poco saludable ( mas todavía cuando se junta con la ingesta de muchos azúcares ). Pero como vivimos pasados de vuelta y desbordados, con siempre más cosas para hacer y pensar, nos atrae de manera irresistible y bastante desesperada todo lo que nos permite engañar al cansancio y la angustia (el aburrimiento también, aunque parezca paradójico estar a la vez desbordados y aburridos).

Las plantas sagradas se tienen que usar para conectar, no para huir… 
Sin embrago hemos llegado a acostumbrarnos a llevar adelante la rutina a golpes de cafecito, puchito, matecito, coca-cola, chocolatito, etc, que podemos comprar barato en cualquier lado…
Todo repleto de alcaloides excitantes y estimulantes (por hablar solamente del tema que nos interesa acá, y dejando de lado el naufragio nutricional) , sustancias que nos ponen en un estado de alerta y de ansiedad que solamente un buen maratón al aire libre podría reequilibrar; mala suerte, porque la ansiedad era justo lo que se buscaba calmar… Y cuando llega la noche, ya que no hemos salido a correr ningún maratón (y que el aire está cada vez menos libre), no queda otra que clavarse una pastilla para aplastar nuestro  sistema nervioso y endocrino que no entiende mas nada. 
Y realmente, tomar mate todos los días, toda la vida, es exigir de más varias funciones de nuestro cuerpo. El corazón, los nervios y las glándulas por el permanente estado de alerta. El hígado, que lee los alcaloides como venenos. Los riñones por la diuresis aumentada y acelerada todo el tiempo. 

O sea que tomar mate ( o café, o fumar tabaco, o consumir chocolate, etc ) como lo estamos haciendo implica varias cosas que no son tan inocentes. No es bueno para nuestro funcionamiento fisiológico, es un engaño en el manejo de nuestra ansiedad, representa una colaboración “pasiva” con una industria extractivista violenta para las poblaciones y ecosistemas…

Entonces, ¿qué podemos hacer?

Cambiar la yerba;
Si compramos y usamos la yerba como los otros productos alimenticios, nos toca valorar su calidad y su camino hacia nuestra alacena de la misma manera que con cualquier otro alimento. Fijarnos que haya sido cultivada en condiciones sanas, para nuestro cuerpo y el medio ambiente. Que éste cultivo haya sido realizado por personas libres que puedan vivir de éste labor con dignidad. Vamos a elegir una yerba agroecológica, producida por cooperativas de trabajo solidario y justo. Si viene en paquetes de papel madera, que son compostables mucho mejor, obvio. 
También les aconsejo elegir una yerba la menos procesada posible. Que esté solamente canchada, y no molida. Vendrá probablemente con ramitas que desconciertan un poco en un principio (ahí recordaremos que la Yerba es un árbol), pero sobre todo vendrá casi sin polvo, con lindos pedazos de hojas menos oxidadas, un aroma y una energía muy distintos, que se pueden disfrutar de forma más completa. Son mates distintos, sin todo el show de la espuma que levanta una nubecita de polvo en la primera cebada; se acerca más a una infusión concentrada. Pero trae lo antioxidante, la circulación cerebral y demás propiedades, con menos aspectos indeseados que las yerbas ultra procesadas (como la acidez). 
Y a esta yerba digna, la podremos honrar y agradecer por lo que nos brinda. 

La cantidad y frecuencia;
Si. Acá viene el desafío…  Tratar de reducir el consumo global, y de hacer pausas de vez en cuando; como unos “ayunos” de mate, de varios días consecutivos.
Para reducir el consumo, vale empezar preguntándonos cuales son los mates totalmente automáticos, motivados por la ansiedad, y cuáles son los que realmente disfrutamos conscientemente porque nos traen a la presencia, e ir de a poco independizándonos de los primeros.

También, se puede reducir la cantidad de yerba consumida sin reducir la cantidad de mates cebados, reemplazando la yerba por otras plantas, totalmente o en parte. “Eeehhh, pero no es lo mismo!!!”. No, claro; de esto se trata, cambiar algo.
Muchas personas usan coco rallado como base de sus mates sin yerba. Es muy simpático y bastante rico. Peeeero, el coco rallado tiene que hacer un largo viaje en avión y camiones para llegar hacia el almacen del barrio. Y la idea es acercarnos a un consumo más ético y sustentable. 
Podemos usar varias plantas para llenar nuestros mates, solas o en mezclas. Cedrón, Burrito, Romero, Carqueja, Poleo, Palo Amarillo, Llantén, Menta, Peperina, Lavanda, Manzanilla, etc… Según los gustos de sus paladares, las necesidades de su cuerpo y ánimo, privilegiando las plantas locales (pueden plantar un cedrón y un burrito en su jardín/balcón/vereda ). 
 
Sin azúcar, ni edulcorantes;Tratemos de dejar lo dulce para otros espacios que no sean adentro del mate. Para no adulterar el temperamento amargo de la planta. La amargura es mucho más que un sabor; es un elemento sumamente equilibrador para todo el organismo.
También porque tomar mate con azúcar durante una hora, es exponer el medio bucal de manera muy prolongada a lo dulce, a la acidificación y la proliferación de caries que lo acompaña. Y en general es muy desaconsejable consumir excitantes junto con azucares. 

Probemos estas pequeñas modificaciones en nuestra manera de tomar mate. Comprar yerba agroecológica y equitable, disminuir la cantidad y la frecuencia de consumo, transitar descansos, abrir la calabaza a otras plantas y cerrarla al azúcar, recordar y agradecer la planta y sus orígenes… 
Ya cambiara algo lindo en nuestra relación con este hábito, y lo que implica en nuestros cuerpos, consciencia y medio ambiente.

Así, si deseamos ver el aspecto identitario del mate como algo positivo y hermoso, hagamos lo posible para que defina una identidad saludable y respetuosa. 

Texto e ilustraciones por Cécile Quéau para alimento y conciencia
La Herborista Azul – @la_herborista_azul

BIBLIOGRAFIA

Recomiendo la lectura de “De vicios y placeresde la gran Adriana Marcus, Ediciones de la Bruja, Zapala 2004.

Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros posts que pueden interesarte

48 comentarios en “Unos mates distintos”

      1. Muy bueno este escrito….como tomador de buen mate lo disfrute. Tbien tuve la suerte de conocer los yerbatales
        ..su cultivo agroecologico. Miro mucho cdo compro yerba y me gusta la mescla con hienas que cultivo(burrito, cedron, menta, peperina) y unos trocitos de cascara de naranja…

    1. Bellísimo texto; una linda forma de acercar conocimiento, Gracias Alex por el espacio, Gracias Cécile por el saber, las palabras y por compartir conocimiento 🙂

      El mate es mi compañero diario… está muy genial empezar a incorporar estos saberes y hábitos…. todo, más dosificado 🙂

      ¡Besos!

    2. Hola Cécile me alegro leer este post .yo lo hago bastante parecido compro yerba ecológica en una herboristeria (dice q es ecológica ojalá sea verdad..ja pero tiene las características q posteaste),..le pongo diente de león Melisa manzanilla menta cedron y canela voy variando

      1. Muy buen artículo, concientizador y motivador para inclinarnos por yerbas orgánicas y repensar su consumo. Me surge una pregunta, ¿Por qué tomar mate aumenta y acelera la diuresis? Me interesa profundizarlo.

      2. Hola. Gracias por la info compartido. Me podrías decir que marcas de Yerba recomiendas? He probado varías ternas orgánicas y no me parecieron que tenían esas características. Amén de que no me gustaron. Sigo en la búsqueda de una Yerba buena y cuyo sabor me guste Gracias de Nuevo

      1. Que bueno que compartan toda esa información. Somos productores de yerba mate, miembros de la Coop La Abundancia Ltda. y es un gusto ver como la humanidad va de alguna manera evolucionando y se empiezan a dar cuenta que la alimentación no es lo mismo que la nutrición. Hoy nos debemos a la vitalidad de los alimentos, a la fuerza formativa de substancia que en ella impera. Esto de la yerba canchada es muy cierto, nosotros la consumimos y es muy diferente el efecto que genera en el organismo. Deberíamos como consumidores transformarnos en catadores de alimentos y de esa manera vamos a saber mejor que escoger a la hora de alimentarnos.
        Como noticia les comparto que se encuentra en desarrollo nuestro nuevo producto yerba mate CANCHADA marca Arapeguá que saldrá a su encuentro en el mes de noviembre!

  1. Gracias una vez más!, interesantísima información. Hacía tiempo que me hacía muchas preguntas sobre este tema y ya fueron respondidas leyendo este post. Bellísimas ilustraciones :). Mensaje enriquecedor para todos los materos por donde lo mires. Saludos desde España.

    1. Excelente post !!! Nos tendría que preocupar de igual manera nuestra salud , y de que forma contribuimos y permitirnos el trabajo en malas condiciones y desigual !!!
      La yerba La Hoja, por ejemplo es una cooperativa , una empresa recuperada por los trabajadores !!!

  2. Muchas gracias! Buenísimo el artículo. Es de notar cómo vivimos en una sociedad tan fijada en el llenarse y en el tener; y eso mismo lo replicamos en nuestros hábitos. Estar todo el día metiéndose de todo adentro y muchas veces no por necesidad alimentaria sino puro hábito, inercia y vicio. Qué medicinas milagrosas para esta época son el ayuno de alimentos y el ayuno de pensamiento (meditación)!

    Es un buen sucedáneo hacer una tizana de hierbas y echarla a la calabaza, ya lo venía haciendo pero leer este artículo me da una perspectiva mucho más amplia. Felicitaciones y abrazos desde la patagonia chilena (aunque patagonia hay una sola).

    1. Cecile, fue un verdadero placer leer cada palabra de tu post, disfruté cada una de ellas. No solo escribís de una forma exquisita sino que además nos haces llegar conocimientos vitales para una alimentación más consciente en todos los sentidos posibles, para con nosotros y para con el todo del cual formamos parte. Gracias miles <3

  3. Maravilloso! Un nuevo habito para ir cambiabolo de a poquito..” el saber no es un lujo”
    Mil gracias a los dos!
    Alex, sabelo; amo tu blog y todo lo que nos enseñas

  4. Me encantó el artículo. Pero sobre todo me sacudió mucho, pone en jaque muchos de mis hábitos y consumos que vienen a tapar más la ansiedad y celeridad de mi vida que ha nutrirme.
    A por más del nombre de este blog.
    Merci Cécile y gracias Alex por este espacio.

  5. Excelente escrito, disfruté mucho de leerlo. No poder compartir el mate con mis compañeros de trabajo me hizo reflexionar mucho sobre sus cualidades, porqué lo tomo y cómo lo hago. ¿Que pasa si mis hábitos los repiten miles de millones de personas? ¿Que impacto tiene?
    Mi reflexión actual es que las transiciones personales a partir de un cambio de conciencia son integralmente sanas cuando lo que importa es el proceso y no el resultado.

  6. Hola! Actualmente tomo mates a la mañana -en lo posible- con entre un 30-50% de yerba mate y el resto de yuyos, muchos en general que cultivo en casa y van cambiando según la estación (manzanilla, menta, poleo, cedrón, hierba buena, llantén, burrito..) otros que compro a gente que recolecta del cerro (arcayuyo, rica rica, muña, etc), otros cuando tengo alguna necesidad por salud.
    Todo empezó a raíz de ver a un médico naturista q me retó por tomar tanto mate! Es que en la época de estudiante me acompañaba hasta la noche, todo el día tomaba, y así fue que incorporé un mal hábito, muy dañino..
    En un momento como tenía que suspenderlo o tratar de reducirlo al mínimo y me costaba mucho a raíz del hábito, a la hora de trabajar entrar al taller tenía q ir con mi mate!! Entonces la solución que encontré fue usar un mate de cerámica y cargar el termo o pava con alguna infusión liviana (te verde, etc) y ponerle al mate solo una rodaja de limón o hojas de hierba buena en fin lo que tuviera a mano para hacer de sostén a la bombilla! Y de ahí me sebaba unos falsos mates engañandome porque lo que me costaba era al comienzo dejar de sebarme un matecito cada tanto que estaba trabajando.. y así llegué a poder solo tomar el mate del desayuno (como cuento a un 50% de yerba mate).
    Hay días que naturalmente termino tentada por algunos a la tarde o por cuestiones sociales compartiendo por fuera del de la mañana, pero creo que fue bastante el cambio.
    Disculpa Alex como me extendí en palabras sino que quería contar mi experiencia..
    Muy buena página, muy interesantes tus post, gracias por compartir tu saber! tengo que incorporar los fermentos, intenté pero no me han salido.. tendré que seguir probando!

  7. La consulta que quería hacer es si hay algún inconveniente en tomar mate junto con alguna hierba, porque una amiga me dijo que como el mate es estimulante no puede tomarse con otra que fuera más relajante, sedante, por decir yerba mate y tilo.. pero no sé si estos es así (tampoco ella lo tenía muy claro..).

  8. Que hermoso, éste relato me llegó al corazón y me hizo decidir la modificación en la compra y consumo de mi yerba, era un hábito que aún tenía pendiente, Gracias!

  9. Excelente artículo! Encuentro muy valiosa toda la información brindada en él, las palabras que lo componen lo hacen muy claro y entretenido para leer. Muchas gracias a ambos por compartirlo =)
    Alguna recomendación de lugares dónde se puede conseguir yerba canchada?
    Saludos

  10. Que hermoso relato!!! El mate es realmente un ritual y merecela pena que se lo valore como tal y que deje de ser algo automático que se hace porque si. Confieso que lo usé por mucho tiempo para mantenerme “despierta” en la oficina, pero ahora desde que dejé esos espacios y tengo otro tipo de trabajo lo bebo mucho menos y realmente lo disfruto más.
    Les recomiendo la yerba mate Titrayju (Tierra, Trabajo y Justicia). Es producida y elaborada artesanalmente por pequeños colonos de Misiones, cuyo trabajo familiar respeta los procesos naturales de elaboración, asegurando la calidad del producto. No es canchada pero la calidad es realmente excelente. No la venden en supermercados, hay que comprarles a ellos directamente, conocer algún almacen natural que la venda.
    Un abrazo!

  11. Excelente post, muchas gracias por compartir esta información.. Excelentes dibujos también!
    Alguno sabe si hay ventas al exterior o distribuidores de yerba canchada agroecológica? La tomaba en Córdoba pero en Europa donde estoy ahora no la puedo encontrar, y me encantaría volver a tomarla.
    Muchas Muchas Gracias Alex por compartir este espacio con tanta información esencial.
    Abrazos largos!

  12. Gracias Alex por ese texto. Muy lindo.
    Es ”chistoso” esa creencia de que los alcaloides (del café, del mate, de la coca, de la nuez de cola, …) nos pueden dar energia.
    Eso demuestra que hay una total ignorancia de cuales son las fuentes de energias del cuerpo (o sea, de las mitocondrias).
    Cuando vivia en Bolivia, trabajando con el Teatro los Andes, todos sabiamos que la hoja de coca no da ninguna energia. ”Solamente” no te deja sentir el hambre, el cansancio y, parte, del dolor fisico. Por lo tanto, uno se siente como si tuviera energia. Por eso nos obligabamos a hacer pausas durante los dias de montaje, dias de 24 horas de trabajo seguido, para comer, hidratarnos, descansar un rato.
    Voy a probar el mate de coco rayado.
    Ah, y hablando de otro tema, empeze a cocinar los famosos idlis de la India, pero en base a garbanzo o porotito mung partidos, en la olla de cocinar al vapor. El resultado sale como un pancito muy rico, pero sin ninguna glicacion de las proteinas, y con un procesamiento del acido fitico, de las lectinas y proteinas que voy manejando al gusto (remojo de 24 horas en agua con una fuente acida + licuado de los porotitos crudos + fermentacion de 24 o 48 horas con Lactobacillus bulgaricus et Streptococcus thermophilus).
    Te mando un abrazo gigante

  13. Me encantò el post. Compro desde hace un tiempo yerba canchada a pequeños productores del litoral.Oootro mundo. Le agrego hierbas y yuyos de mis macetas: cedròn, lavanda, burrito, melisa, menta a veces tomillo fresco (en invierno, sobretodo) y mburucuyà cuando necesito bajar un cambio. Es mi pequeño ritual cotidiano que me conecta con una ceremonia que es especial para mi, es algo asi como una …meditaciòn en acciòn. Gracias.

  14. Paula Fernandez vega

    Hola Alex, donde se puede conseguir hierbas de buena calidad y que Sean verdaderamente organicas? O los plantines? Para tenerlas en casa? Gracias!!!!!

  15. Excelente información!!! Hace unos años,aprendí a tomar mate con 80%de hierbas varias

    y semillas de hinojo y el resto de yerba orgánica y no me sienta mal en absoluto!!! Dos veces al día y cuando hace demasiado calor, lo suspendo. El mate es un gran compañero de ruta de la vida!!! GRACIAS INFINITAS!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *