Jugos de fruta sin fruta y el trasfondo de la peligrosa fructosa

Sirviendo kéfir
Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email

En este video de tan solo 5 minutos, el IDEC (Instituto Brasileño de defensa del consumidor) muestra con humor la trágica realidad a la que estamos exponiendo a los niños.
De aditivos químicos ya hablaremos en otro artículo. Lo que aquí me gustaría que quede claro, es el daño que la fructosa industrializada está generando en la salud.
A pesar de que en Argentina todavía relacionamos fructosa solo con el azúcar que proviene de la fruta y de que paradójicamente en las dietéticas o almacenes naturistas se comercializa fructosa como un “endulzante saludable” (cuando provoca serios trastornos metabólicos); la mayor parte de la fructosa que consume un argentino a diario proviene de maíz refinado, probablemente transgénico, como el JMAF (jarabe de maíz de alta fructosa).

¿Qué es el JMAF?

Un endulzante obtenido del maíz y por lo general, transgénico.
Para obtener este endulzante, los almidones del cereal son separados del grano por diferentes métodos químicos. El líquido de almidón apartado es procesado a temperaturas muy altas, mezclado con ácido, neutralizado y posteriormente tratado con una enzima para crear un jarabe que contiene un 55% de fructosa y 45% de glucosa aproximadamente.
La textura líquida y el bajo costo de producción han contribuido a que la industria del alimento reemplace el azúcar por JMAF en cientos de bebidas y productos alimenticios.
En los últimos años, diferentes estudios han ido demostrando que el JMAF, puede dañar el metabolismo humano y contribuir al desarrollo de gran cantidad de patologías: se encuentra vinculado con el desarrollo de resistencia a la insulina y obesidad, alta presión arterial, niveles elevados de triglicéridos y LDL, agotamiento de vitaminas y minerales, enfermedades cardiovasculares, enfermedades del hígado, cáncer, artritis y gota.

¿Pero la fructosa es perjudicial?

No es que la fructosa (derivada de la fruta y verduras) en sí misma sea dañina. El problema radica en el tipo de fructosa (JMAF) y en las cantidades exorbitantes que se están consumiendo en la actualidad.
La fructosa ingerida a través de frutas y vegetales se encuentra mezclada con fibras, vitaminas, minerales, enzimas y fitonutrientes, que en conjunto moderan cualquier tipo de efecto metabólico negativo (a menos que se ingieran grandes cantidades de frutas y sus jugos).

¿Cuál es la diferencia entre la glucosa y la fructosa?

Si bien ambos son azúcares simples (monosacáridos), la fructosa se metaboliza de una forma muy diferente a la glucosa y toda la carga de la fructosa metabolizada recae sobre el hígado.
El Dr. Robert Lustig,profesor de pediatría en la División de Endocrinología de la Universidad de California, ha sido un pionero en la decodificación del metabolismo del azúcar. En este video se puede comprender en detalle los efectos de la fructosa en la salud. Algunos puntos interesantes que rescato en lo que hace a las diferencias metabólicas con la glucosa son:

  1. Después de ingerir fructosa, el 100 % del trabajo metabólico recae en el hígado. Al consumir glucosa, el hígado solo descompone el 20 %.
  2. Todas las células del cuerpo utilizan glucosa, con lo cual, la mayor parte se “quema” de forma inmediata después de haber sido consumida. La fructosa ingerida se convierte en ácidos grasos, VLDL (la forma “perjudicial” de colesterol) y triglicéridos, que se almacenan en forma de grasa.
  3. Los ácidos grasos que se crean durante el metabolismo de la fructosa, se acumulan en forma de grasa en el hígado y tejidos musculares y pueden favorecer el desarrollo de la resistencia a la insulina y enfermedad del hígado graso (no alcohólica). La resistencia a la insulina se convierte en síndrome metabólico y diabetes tipo II.
  4. La glucosa suprime la grelina (“hormona del hambre”) y estimula a la leptina (“hormona que suprime el apetito”). La fructosa no tiene este mismo efecto en la grelina e interfiere en la comunicación entre la leptina y el cerebro, lo que trae como resultado que se coma en exceso.

Podemos ver así como la fructosa conduce al aumento de grasa abdominal, al desarrollo de células grasas alrededor de órganos vitales (poniéndolos en riesgo), a la resistencia a la insulina y el síndrome metabólico.

Las cantidades ingeridas empeoran la situación

El ser humano está consumiendo cantidades exorbitantes de fructosa (por lo menos 5 a 10 veces más que lo que consumían nuestros ancestros), a través de frutas, jugos, bebidas energéticas e industrializadas y una cantidad desmesurada de alimentos refinados.

Hoy en día, el 55% de los endulzantes que se utilizan en la fabricación de alimentos y bebidas en Estados Unidos están hechos a base de maíz (JMAF) y la fuente principal de calorías de un estadounidense son las bebidas industrializadas.
No es arriesgado suponer que la situación en Argentina sea similar, con la esperanza de que no sea peor.

Por último, aquellas personas interesadas en bajar de peso y consumidoras de productos bajos en grasa (light o dietéticos), deberían prestar atención a las etiquetas, ya que estos alimentos suelen contener grandes cantidades de fructosa refinada (JMAF u otros similares) y paradójicamente, podrían producir en el organismo, el efecto contario.

Alex von Foerster   –   www.alimentoyconciencia.com

Share on facebook
Share on google
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros posts que pueden interesarte

7 comentarios en “Jugos de fruta sin fruta y el trasfondo de la peligrosa fructosa”

  1. Gracias por hacer esto publico por que de esto en general nadie habla, si a uno no le interesa o sea que no averigua, no lee mucho o no se informa….nadie te lo explica. Yo pude ir descubriendo esto y mucho mas, hoy en dia esos jugos no los compramos en casa y muchas cosas mas tampoco. Pero resulta muy dificil en la sociedad cuando uno comparte diferentes ambitos y terminamos siendo los raros por no consumir estas cosas y por comer saludable y conciente. Gracias Alex

  2. Hola,coincido con Roxana que cuando uno empieza a hablar de estas cosas quedamos como pesados y un poco raros. No tengo hijos, pero veo a mis amigas darle estos tipos de jugos a los chicos , como opcion saludable (en reemplazo de las gaseosas).

    1. Me alegro de que haya sido útil el video y el artículo.
      Si bien el video está enfocado en los niños, todas las bebidas industrializadas que toman los adultos tienen aditivos químicos y el peligroso JMAF.
      Lean las etiquetas, se van a sorprender al ver que el JMAF está por todas partes!!

      Saludos

  3. Muchas gracias por el vídeo y por educar usando la lógica y la observación consciente! Bravo por pensar en una humanidad futura menos enferma.
    Soy docente, se los mostraré a mis alumnos para poder reflexionar juntos!
    Abrazos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *