Una forma concreta de generar un cambio

Enjuagando tazas
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on print
Share on email

En noviembre del 2020, invité a Paz Marenco a participar en las charlas en vivo que estaba haciendo por Instagram y que luego quedaron registradas en los Podcast. Fue un encuentro muy rico, movilizante, con cantidad de aportes esenciales para estos momentos que vivimos.
Muchos de estos aportes son simples de implementar y los desconocemos o no llegamos a incorporarlos a nuestros hábitos.
Así que intercambios de por medio, le pedí que trabajemos en armar y ordenar algo de todo lo que podemos hacer para generar cambios. Y así llegamos a este articulo.

Si algo nos dejó en claro el 2020 es que estamos interconectados. Un virus que arranca en China puede ponernos la vida cotidiana en jaque. Y si entendemos que ese virus es consecuencia de la emergencia ambiental, entonces ya no podemos negar que la interconexión no se da sólo entre países o entre humanos, sino también con la naturaleza. 

Por eso hablar hoy del cuidado del medio ambiente ya no es una cuestión de idealistas preocupados por salvar las ballenas, sino de salvarnos como especie. Cuidar la naturaleza es cuidar el propio cuerpo.  Entonces… 

¿Cómo comenzamos a encarar una vida realmente más sustentable? 

Y ¿por dónde empezamos? 

Al ir tomando conciencia, pasar a la acción debería ser inevitable, pero desarmar hábitos no siempre es sencillo, la vorágine del día a día muchas veces nos pasa por arriba y además, hay mucha información contradictoria. 

Así que acá les compartimos algunas ideas para arrancar, basadas en la experiencia de lso cambios que fuimos haciendo y experimentando.
Empezando por los más sencillos. 

Una muy fácil

¿Sabías que podés colaborar con la reforestación de las selvas del mundo sin salir de tu casa, sin gastar un centavo y haciendo lo mismo que hacés todos los días? Solo tenés que hacer tus búsquedas en internet con Ecosia en lugar de usar Google. Te lo podés bajar de acá https://www.ecosia.org/ , se agrega a tu navegador y listo! Ya estás colaborando con la reforestación del planeta. 

Una que sabemos todos: el cuidado del agua 

  1. Cerrá la canilla mientras te cepillás los dientes o mientras enjabonás los platos. Sí, eso es lo más básico…pero se hace poco.
    Y a esto le sumamos el pensar en lo complejo que es recuperar el agua con detergente. Así que intentá elegir productos de limpieza y cuidado personal biodegradables.
  2. Cuando puedas, optá por prendas sin teñir. La industria textil es una de las más contaminantes y uno de los procesos que más agua contamina es el teñido.
  3. Hacé durar tus dispositivos electrónicos todo lo que puedas. Cada aparatito que usamos requiere metales de varios continentes que se obtienen vía mega minería y creo que no es necesario aclarar los efectos contaminantes que tiene la mega minería sobre el agua. 
  4. Consumí alimentos agroecológicos y de estación. Con esta matás varios pájaros de un tiro. Minimizás el consumo de agua, la emisión de gases de efecto invernadero y de paso comés más rico y más sano. 

Consumí Local.  Menos KMs, menos CO2

La sustentabilidad va más allá de los  materiales. Si un pañal reutilizable de cáñamo o bambú viene de China, viajó muchos kilómetros para llegar hasta tus manos y eso implica más nafta, más humo y más calentamiento global. Y lo mismo vale para los “súper alimentos” o cualquier otro producto importado. Si algo no es sustentable, no puede ser saludable

Decile chau al plástico

Creo que ya todos estamos al tanto del problema que generan los plásticos de un solo uso y eso ya es bastante grave. Pero la cosa no termina ahí, el plástico no se descompone jamás sino que se degrada en partículas muy pequeñas que terminan en el agua que consumimos y se comportan como disruptores hormonales afectando la salud de todas las personas del mundo.  

  1. Utilizá bolsas de tela para hacer tus compras. Ojo que la fliselina sigue siendo un plástico. 
  2. Guardá tus alimentos en frascos de vidrio y transportalos usando telas enceradas, recipientes de acero o bolsas de tela. 
  3. Optá por prendas de fibras naturales. Las telas sintéticas también son plástico. 

Minimizá tu basura

Algo obvio y difícil de implementar es consumir sólo lo esencial. Y la pandemia, creo que nos mostró y enseñó un poco de esto.
Pero aún consumiendo solo lo esencial seguimos generando grandes cantidades de desechos. Entonces: 

  1. Compostá. Los desechos orgánicos que no se compostan emiten metano que es uno de los gases de efecto invernadero
  2. Elegí tus frutas y verduras por su calidad, más allá de la “belleza”. Quienes dictan las reglas de mercado, como los supermercados y los grandes compradores del mercado central han estandarizado el aspecto que deben tener nuestros alimentos obligando a los productores a descartar enormes cantidades de vegetales, lo que equivale a haber desperdiciado todos los recursos que fueron necesarios para cultivarlos, entre ellos muchos litros de agua. Así que volvamos al punto 2.d: consumí productos de la agroecología. 
  3. Dejemos los descartables exclusivamente para uso médico. Para todo lo demás: usá, lavá y volvé a empezar. Hoy existen opciones reutilizables para casi todo. 

Recordá que todas las acciones individuales suman, pero que también es importante formar redes, involucrarse en colectivos y apoyar a los que ya existen porque también son necesarios cambios estructurales y a gran escala que sólo podremos lograr en conjunto. 

Empecemos a preguntarnos 
¿de dónde vienen las cosas? 
¿quién las hizo? 
¿con qué insumos? 
¿en qué condiciones? y 
¿a dónde van a parar cuando las dejemos de usar?. 

Empezá por lo más sencillo y andá profundizando en el cambio. Es urgente que empecemos y no lo tomes como un sacrificio, sino como una forma de reencuadrar el placer y vivenciar nuestra responsabilidad como seres humanos. 

A Paz Marenco podes seguirla en |a @lacoopesustentable
Acá podes escuchar la charla del Podcast.
La Coope Sustentable es una cooperativa de mujeres que elabora productos reutilizables para reemplazar los descartables en la vida cotidiana,  dando prioridad a la materia prima local, agroecológica  y cooperativa.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros posts que pueden interesarte

2 comentarios en “Una forma concreta de generar un cambio”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *